NOVA Show
Detrás del éxito

Corberó asegura que derramó lágrimas en los últimos días de rodaje de la quinta temporada de "La Casa de Papel"

Este viernes se estrena la primera tanda de 5 capítulos, mientras que el resto llegará en el próximo mes de diciembre. (Dibujo: NOVA)

La serie de Álex Pina resultó ser un fenómeno global en torno a los ladrones de la Casa de la Moneda se desató en 2017, cuando esta llegó a la plataforma Netflix. Esta es la batalla final que tendrá lugar en la quinta y última temporada sobre el atraco perfecto, perpetrado por un profesor y su grupo de adoctrinados que aparecen vestidos con mameluco rojo.

Las virtudes de las temporadas anteriores están, pero aquí se acentúan los excesos y un tono más violento que nunca. Si alguien pensó que la acción es patrimonio excluyente de las producciones de Hollywood, La Casa de Papel viene a patear el tablero y a competir en iguales formas.

Una de las protagonistas indiscutidas de esta serie, Úrsula Corberó, adelantó cómo fue su trabajo junto uno de los actores que se incorpora en la temporada final: "Miguel Ángel Silvestre ha sido un soplo de aire fresco en esta quinta temporada. Lleno de energía, muy entusiasmado con el personaje y por estar en la serie".

Vale recalcar que Portugal se sumó como locación para la quinta temporada de una serie que se rodó en su mayoría en España. Ante ello, Corberó comentó: "Me da un poco de vergüenza decirlo pero no había estado nunca allí y eso que me queda cerca de casa".

Imposible no hablar sobre cómo cambió el mundo desde la primera temporada, pandemia mediante. La actriz española aseveró: "Yo lo viví en Buenos Aires. Fui para 10 días y me quedé 4 meses".

No estuvo sola, ya que se quedó junto a la familia de su pareja, Ricardo "Chino" Darín. "Siempre que puedo me escapo a Buenos Aires porque me encanta, me encanta la gente, la ciudad, siempre tengo un montón de planes. Creo que es una ciudad muy creativa y está rodeada de arte", dejó en claro.

Como el final está cerca, concluyó ante ello: "Pasamos ya un poco el duelo del final, ya procesamos. Los últimos días de rodaje para mí fueron durísimos, los pasé mal, lloré mucho. Por un lado, tenía muchas ganas de terminar porque estábamos muy cansados, era el momento de llegar a su fin. Pero, ufff, por otro lado, había un sentimiento de saber que te tenías que despedir de una familia, han sido cuatro años, codo con codo".

Envíanos tu comentario